No estamos solas

domingo, 9 de noviembre de 2008

No a la violencia contra la mujer


Por: Sandra Becerril*
www.shamra.com.mx

La violencia contra la mujer es un tema que escuchamos a diario. Hay campañas en televisión, espectaculares, etc. Todas conocemos a alguien que ha pasado por esto y aún así no nos conscientizamos ¿Qué es lo que nos sucede? Pensamos: esto no me pasará a mi, ¿cómo? Si estoy bien informada, mi pareja me ama, soy una mujer capaz de distinguir entre un hombre violento y otro que no lo es.


Desgraciadamente las estadísticas nos informan que más del 80% han pasado por esto y el 20% restante, lo sufrirá en algún momento de su vida. Hay que tener en cuenta que la violencia no sólo se ejerce en el hogar, sino también en el trabajo, en la escuela, en la calle, con la pareja llámese novio, free, amigos.


Las estadísticas de denuncias no han cambiado: casi nadie lo hace. Es vergonzoso llegar a un ministerio público y declarar: mi novio me golpeó. Ir a la dirección de la escuela y hablar: el maestro no me toma en cuenta por ser mujer. Contarle a los amigos: Fulano trató de abusar de mi.


Nadie cree que estas cosas sucedan tan cerca de nosotros. Si abrimos bien los ojos, veremos que vergonzosamente, sucede a diario, con gente allegada a nosotros, tanto que en algún momento si te miras en el espejo, podrías ser tú, puede ser cualquiera, en cualquier lugar, en cualquier rama social. No distingue de riquezas, cultura, geografía.


Hay que tener valor para reconocerlo cuando sucede. Valor para enfrentarlo. Yo le aplaudo a las mujeres que lo han sufrido, denuncian y hacen algo para detener el asunto y hablar a la gente de su propia experiencia. No es lo mismo leer un artículo que escucharlo de viva voz.


Este 25 de Noviembre, es el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. No hay que dejarlo pasar como cualquier otro día. Hay que unirse para que esto suceda cada vez menos.

Recuerda: la violencia tiene diversas formas de agresión. No habla sólo de golpes físicos, habla también de palabras que nos hieren quizá más que un puñetazo, habla de una ofensa a la dignidad humana. Es todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico. Esto incluye insultos, ofensas, humillaciones, vigilancia, manipulación, cuando se nos pone sobrenombres descalificadores, cuando en público o privado se tacha a la otra persona de de “estar locas”, “no sirves para nada”, “Cualquiera es mejor que tú”, etc. Que destruyan nuestra ropa, que dispongan de nuestras cosas sin consentimiento. En todos los casos la violencia maltrata nuestra autoestima, identidad, y autodeterminación como seres humanos.

La violencia contra la mujer, es quizá la violación más vergonzosa de los derechos humanos. Abre los ojos. No hay que dejar que suceda ni un día más.


Fuente: Instituto de la Mujer.
*Sandra Becerril
Ha publicado en revistas como: Luz directa, Fotozoom, Expansión, Expresión Autónoma, Época, Líneas, Crítica, Voces de la Primera Imprenta, Universo del Buho, Letralia y en las Antologías: "Escritores hispanoamericanos en el mundo "(Editorial Bellvigraff, Argentina 2005); "Antes de que las letras se conviertan en arañas" (Instituto Mexiquense de Cultura, México 2006), en la colección especial de la Editorial Jirones de azul en España "Espejo Roto" representando a México (2007). Fue incluida en el libro "Grageas: Cien cuentos Breves de todo el mundo" (Ed. Desde la Gente, Argentina, 2008) Fue corresponsal y redactora de artículos especiales para deportistas para el Diario Nacional Deportivo.(México, 2005).Tiene publicadas las novelas "
La Calle de las Brujas" (Justine, 2006), "El legado de las abejas" para la colección especial de Nutrición Deportiva Mens Sana in Corpore Sans (México 2006) y "Suspiro Azul" (Colectivo Artístico Morelia, 2007) agotada y en proceso de segunda edición. Imparte diversos cursos de redacción y creación literaria desde el año 2004. De estos talleres, ha surgido la antología "Sueños de tinta" editado por Ediciones Shamra (2006), colección de textos de diversos alumnos. También participó en la edición de "Palabras Sin piel" (2007), recopilación que con prólogo suyo, reúne a lo mejor de la sección "Inspiraciones" de este portal. Antologó el libro "Amor al terror", donde reúne a diez escritores donde hablan de las diez películas clásicas de horror (Ediciones Shamra, México 2007) y el libro "Innombrable Fantasía" (Ediciones Shamra, México 2008) donde recopila textos fantásticos de autores de España, Argentina, México y Estados Unidos. Sandra Becerril fue autora de la columna "Voz de Tinta" del suplemento cultural Laberinto del periódico Milenio Xalapa (México) y locutora del programa radiofónico "Palabras en línea" (Eclipse Radio). Ha sido reconocida como una de las escritoras más originales y definidas de su generación, con una extensa producción literaria. Actualmente es editora de “Salud hoy” y su novela “Martes Rojo” está en proceso editorial.


lunes, 28 de abril de 2008

De regreso...

Todos sabemos lo difícil que es el amor.
No debería serlo, pero a veces se vuelve complicado, enfermizo, lleno de tintes que no tenía antes. De violencia verbal, de dependencia y necesidad.

Hay relaciones donde no amamos a la persona... creemos que así es porque nos hace falta para dormir, para manejar a su lado, para platicar... llega un momento en que sin darnos cuenta, ya le llamamos 20 veces en un día, le escribimos cartas, reñimos por cualquier cosa, lo necesitamos.

El amor no es una necesidad.

No puedo decir lo que es el amor. Sería una tontería definirlo pues habrá gente que lo habrá sentido en verdad, sin embargo, sí puedo decir lo que no lo es.

El amor no es necesitar a alguien, no son celos, no son 10 llamadas al día, no es un acostón, no es esperar con desesperación su llamada. No son más dolores de cabeza que tiempos felices. Ni chantajes, lágrimas o violencia.

Yo creo en el amor. Creo que existe cuando se trabaja con paciencia, compañerismo. Cuando se comparte. Esa es la palabra que estaba buscando: compartir.

Así, nada más.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Maltrato psicológico

El maltrato psicológico se funda en una mortificación del ser y no en un daño del cuerpo como el maltrato físico. Se produce cuando un sujeto tiene el sentimiento de ser sistemáticamente desalojado de un lugar simbólico, que él supone le corresponde ocupar por derecho.

Esta circunstancia subjetiva hace que sea muy difícil juzgarlo como delito, pues existen los medios para realizar un peritazgo que de cuenta de la magnitud de un daño físico, pero no para dar cuenta de una mortificación del ser, que es lo sucedido en el maltrato psicológico.

El maltrato psicológico se configura cuando deja de ser una forma contingente de manifestar el odio al más intimo y se convierte en un acto sistemático de condena a la infelicidad. Hace consistir a un supuesto verdugo, que en la vida cotidiana reitera una sentencia humillante para su víctima, ser a quien le está recordando

lunes, 8 de octubre de 2007

Invitación...

Ya comenzaron las inscripciones para este curso-taller que impartirán Anwar Sosa y Sandra Becerril en el Café Té Arte a partir de la última semana de Octubre. Revisarán las diferentes corrientes literarias de fantasía, textos de autores como Tolkien, Lewis, Gorodischer, etc. Historia del comic en México y el mundo, un especial de la mitología de Star Wars y el Señor de los Anillos, además de dedicar la mitad de la clase a revisar y dar lectura a los textos de los alumnos.

El horario será de 10:00 a 12:30 los sábados


El mínimo de participantes es de 4 alumnos y el máximo es de 7

Más informes e inscripciones? ventas@shamra.com.mx

viernes, 14 de septiembre de 2007

Mamá soltera?

Son muchas las causas que llevan a una mujer a enfrentar un embarazo sin una pareja, en algunos casos por elección propia y en la gran mayoría porque las circunstancias así se dan.

El estar embarazada y no tener una pareja no implica que se tenga que pasar una de las experiencias más maravillosas de la vida sola. Si estás embarazada y el papá de tu bebé no está contigo lo primero que tienes que hacer es aceptar la situación, y para poderla enfrentar más fácilmente, detectar a las personas que te apoyan y quienes te gustaría que te acompañaran en los momentos más importantes del embarazo, nacimiento y crianza de tu hijo. Puedes pensar en familiares o amigos, lo importante es que con ellos te sepas acompañada y apoyada. El sentirte apoyada te ayudará a recuperarte y a llevar a cabo el reto tan importante que tienes frente a ti, criar a un hijo.

Es importante que tengas en cuenta que aunque el valor de la familia es indiscutible, en ciertas circunstancias en que alguno de los padres falta y el que queda pone todo de su parte por darles el mejor ambiente, los niños pueden tener un desarrollo completamente normal, e incluso mejor que en las familias en las que la relación de pareja no es buena.

Cuando tengas a tu hijo contigo dale todo tu cariño, pero no centres tu vida en él, es importante tanto para ti como para él que sigas viendo más gente, para que tú convivas y converses con adultos y para que él conozca a más personas que a ti.

También es importante que continúes con actividades que te enriquezcan y relajen, si es que ya las practicabas y si no, que te des tiempo para encontrar algo que te guste, como un deporte, alguna manualidad, un club de lectura, etcétera. En la medida en que tú te sientas bien contigo misma, estarás bien para dar todo el cariño que tu bebé necesita.

Económicamente tener un bebé implica un gasto fuerte y enfrentarlo sola no es fácil. Acepta toda la ayuda que te ofrezcan, en especial si amigos o familiares con bebés te pasan ropita, juguetes o hasta muebles, es muy poco el tiempo que los usan y recibirlos puede aligerar mucho la carga. De esta forma, puedes comprarle nada más algunas cositas que te hagan ilusión y enfocar tus gastos a aspectos verdaderamente importantes como los doctores, medicinas, etcétera.


Es una buena idea, desde ahora que estás embarazada, si no lo tienes, conseguir un seguro de gastos médicos e ir haciendo un ahorro dedicado a emergencias, de esta forma estarás tranquila en caso de que se presente alguna...

Más Sugerencias?

jueves, 23 de agosto de 2007

Baja Autoestima

Todos tenemos en el interior sentimientos no resueltos, aunque no siempre seamos conscientes de ellos. Los sentimientos ocultos de dolor suelen convertirse en enojo; y con el tiempo volvemos el enojo contra nosotros mismos dando un puntapié inicial a la depresión. Estos sentimientos pueden asumir muchas formas: odiarnos a nosotros mismos, ataques de ansiedad, repentinos cambios de humor, culpa, reacciones exageradas, hipersensibilidad, encontrar el lado negativo en situaciones positivas o sentirse impotente y autodestructivo. Estos sentimientos son entonces tóxicos para nuestro organismo. Somos prisioneros de lo que no queremos aceptar.

Comprender la influencia del medio familiar en nosotros y aceptarla sin condenar nos permite liberarnos y disfrutar de la vida. Creer en nosotros mismos es el primer trabajo para realizar. Creer que uno está antes que el logro. Si uno no cree en uno mismo, nadie lo hará.

Indudablemente nos preguntaremos el por qué de nuestra existencia en el mundo, y tal vez no nos centremos en la búsqueda de la respuesta en sí, sino mas bien en la pregunta misma. Si nos preguntamos el por qué, implícitamente damos por descontado que la existencia tiene un sentido, una finalidad, una meta. Desconocida, atemorizante, ilusionadora, esa finalidad se encuentra en un más allá en el tiempo, en un futuro que siempre se nos presenta incierto.

Considerar el tiempo como una variable categorial de la existencia es uno de los postulados de la psicología Humanistica. El tiempo que nos limita y nos enfrenta con la posibilidad del no ser, de la nada, de la muerte. El tiempo que nos señala la importancia del momento presente y la labilidad del futuro, así como la presión que en nosotros ejerce nuestra biografía.
Enfrentar el no ser nos confronta con nuestra propia finitud, derribando las ideas de omnipotencia y eternidad tan propias del ser humano. No pensamos en la muerte propia como una probabilidad, a menos que alguna enfermedad médica así lo diagnostique, Y aún así, el no ser se nos presenta ajeno.

Pero el no ser no es solo la finitud de la existencia biológica en cuanto tal. Es también el conformismo a lo pautado por los otros, el acceder a la renuncia del ser propio y ajustarnos a no ser, para convertirnos definitivamente en seres inauténticos.

Desde la inautenticidad se originan los mayores sufrimientos, las enfermedades psicológicas, la depresión, las neurosis, y ciertos rasgos que pueden no llegar a ser patológicos pero constituyen una fuente de insatisfacciones y de dolor: timidez, baja autoestima, vergüenza, temores, trastornos psicosomáticos.

La Psicología Humanística se basa en la fuerte creencia de la existencia de una naturaleza positiva de los seres humanos que dan una perspectiva terapéutica favorable a sus sufrimientos. La teoría de la personalidad de Rogers lo resume: "el hombre es un organismo digno de confianza.( 1977). Este organismo apunta a desarrollar sus capacidades moviéndose hacia la autonomía. Esta orientación está presente en todos los seres vivos, y aunque la tendencia a la actualización se pueda suprimir no puede nunca destruírse sin la destrucción del organismo.. Cada persona tiene en sí el mandato de satisfacer su potencial, por lo que la tendencia a la autorrealización es inherente a la condición humana.

Pero...qué es lo que lleva a una persona al sentimiento de minusvalía existencial? Qué lleva a lo que llamamos "baja autoestima"?

Las respuestas pueden brindarse desde diferentes marcos referenciales. Consideraremos desde aquí el aporte de los psicólogos humanistas cuya visión nos acerca a la vivencia personal de los existenciarios básicos: temporalidad, espacialidad, corporalidad, causalidad. De modo tal podemos observar que quien experimenta baja autoestima suele ser un ser que no tiene plena confianza en las posibilidades propias, bien sea por experiencias que así se lo han hecho sentir, o por la respuesta especular de sus otros significativos, es decir, de las personas importantes en la vida del sujeto que mediante mensajes de confirmación o desconfirmación refuerzan el sí mismo o lo denigran.

Los mensajes que recibimos desde pequeños se hacen carne. Nuestro sí mismo se va conformando por lo que los demás piensan que soy ( y que me lo transmiten mediante palabras y actitudes), lo que yo creo que los demás piensan que soy ( que implica la elaboración subjetiva de tales mensajes) y lo que en realidad yo mismo creo que soy ( se instaura aquí una perspectiva personal que está en estrecha vinculación con las anteriores).

Ya desde el nombre que se nos impone se forja un concepto social de quienes somos. Nuestro nombre se identifica con quienes somos de modo inseparable, para los otros y para nosotros mismos. El ser humano es un ser altamente simbólico, y nuestras reacciones intersubjetivas están en función del intercambio comunicacional ( no solo del lenguaje verbal sino también del analógico). Cuando afirmamos nuestra identidad lo hacemos ante nosotros y ante los demás, y muchas veces hay un hiato entre la identidad social y la personal que se expresa en un mal-estar, en una mutación del Dasein ( el existir de la persona) que el terapeuta debe comprender y la realidad con la que ha de empatizar para su función psicoterapéutica. El sujeto es un sujeto activo, un sujeto en busca de la autonomía, de la libertad. Hacerse cargo de la realidad también implica hacerse cargo de la propia realidad que se quiere ser. La personalidad se va haciendo, deshaciendo e incluso rehaciendo.

El yo es una relación consigo mismo, pero la mismidad de esta relación sería una ficción si no fuera originariamente una relación con las cosas y con los otros yo. No existe una autopercepción puramente psíquica porque la comprensión de nosotros mismos, de nuestros actos e intenciones acontecen en la medida que el ambiente nos suministra los temas y preocupaciones. "Las manifestaciones de la vida psíquica deben ser examinadas como reveladoras de modos esenciales de existir y proyectar un mundo. Cada enfermedad es específica y cada caso tiene su particularidad en virtud de la condición y libertad de paciente"( Jaspers).

Y del mismo modo que somos-con-nuestro-nombre, que es parte misma de nuestra identidad, somos-con-nuestro-cuerpo. Desde el Existencialismo vemos el cuerpo como lo que aparece, como el fenómeno. Es un cuerpo que aparece ante alguien y ante alguien se manifiesta, lo que le da categoría de existencia en la realidad objetiva. Pero además ese fenómeno que existe en sí, existe para sí y eso nos remite a una relación con la propia corporalidad que no se da de manera totalmente conciente. Hay regiones del ser que permanecen opacas al sí mismo, porque el ser está aislado de su ser.

Cuando hablamos de cuerpo nos referimos a algo concreto, al cuerpo del hombre, hablamos del hombre en el mundo y de la unión específica del hombre con el mundo, lo que Heidegger llamó ser-en-el-mundo. Hablar del hombre es referirnos siempre a la relación con el mundo, a lo que llamamos :"dasein". Dasein nos ofrece una visión única, del hombre concreto en el mundo, pero además de este hombre especial y único ( Juan, María, niño, joven, adulto, anciano, alto, flaco, obeso, argentino o ecuatoriano). Cada subjetividad única y distinta de todas es un ser-en-el-mundo y cada dasein se instaura en una relación con Su mundo. En esa relación podemos instalar el sentimiento de minusvalía existencial.

La baja autoestima se relaciona también con la vivencia del tiempo. Cronos nos recuerda que el fin puede estar cerca y puede tornarse persecutorio. Así el tiempo vivido con la intensidad del presente nos categoriza al existente como ser que habita un tiempo personal: un beso, hacer el amor, festejar un gol, asistir a un culto religioso nos permite salirnos momentaneamente del cronos compartido, pero inevitablemente volvemos a él. Y nuestra percepción del tiempo es tan personal y subjetiva que puede no coincidir con la de los otros. Tiempo compartido, tiempo privado. Según la valorización de uno u de otro nos sentiremos mas o menos adecuados al Mitwel o co- mundo enunciado por los existencialistas. Y al igual que somos cuerpo, también somos tiempo. No estamos en él, sino que somos él.

El espacio vivido es otra categoría a revisar. Nuestro cuerpo nos permite asociarnos con otros desde lo sensorial a lo afectivo más profundo, desde la mirada hasta la fusión mas orgásmica en la que se pierde el sentido de ser. En el espacio el cuerpo se experimenta, no excluye la palabra sino que la integra en la carga afectiva de la vivencia.

Tenemos ahora ciertos elementos para considerar: Un cuerpo que es causa y efecto de nuestras propias experiencias, que se relacionan directamente con dimensiones, intensidades y matices de la corporalidad. Un cuerpo que es vivenciado de manera diferente según las etapas evolutivas por las que atravesamos y que se somete a cambios constantes. Un cuerpo que se recicla en un ser que está "siendo" proporcionando dolor, placer, que habla, que calla, que oculta, y que da cuenta del tiempo vivido. Esa es la esencia primera del ser: está en devenir.

Cómo vivenciamos este complejo y único ser que somos?. Como capaz de llegar a ser, es decir, con un proyecto, con posibilidades, con objetivos a cumplir? Cómo un ser incapaz, imposibilitado, vulnerable?. Esta última pregunta es la que haríamos a quien se siente poca cosa, poco ser, poco existente, poco devenir, poca persona. La propia desvalorización es producto, entre otros, de la comparación con los otros. Percibimos al otro en la plenitud de sus atributos y me comparo con él. Pierdo en esa comparación. Me siento en inferioridad de condiciones. Mi cuerpo es diferente, es feo, no cumple con lo estipulado por la sociedad, soy obeso o extremadamente delgado, o tal vez mi estatura no es la adecuada a los cánones sociales vigentes. Mi cabello es rizado o lacio, mi nariz es prominente o muy pequeña. No llego a comprender que todos somos diferentes, únicos, irrepetibles. Tengo una discapacidad física, o psicológica. No llego a los rendimientos que otros alcanzan. Me considero menos que otros, en inferioridad de condiciones. Mi ser es vulnerable ante un mundo que se me presenta hostil, avasallante, grandioso. Mi existencia no encuentra una finalidad, un sentido, y me siento incapaz de otorgárselo. Mis seres significativos me descalifican y mi existencia se reduce a la de un ser casi sin ser.

En definitiva, nuestras categorías se desarrollan en la trama evolutiva de nuestra vida, ligadas a nuestra experiencia social y personal , y a las tecnologías con las que convivimos. Se nos ofrecen perspectivas variadas y disponemos de la libertad para optar, haciéndonos responsables del lugar desde el cual elegimos. Cuando nuestra libertad se encuentra acotada por la inseguridad en nosotros mismos, es el momento de pedir ayuda. Debemos ser conscientes de que tenemos posibilidades a descubrir, y cuando solos no podemos, hemos de recurrir a quien nos pueda acompañar en el camino de fortalecimiento de la autoestima, a quien nos ayude a ver con otros ojos el ser que somos y el que hemos de ser, que nos acompañe en este ser siendo que es inherente a la naturaleza humana . Llegar a habitarnos en cuanto a corporalidad inserta en el mundo reconociendo las limitaciones pero sin descuidar las posibilidades. Tal es la propuesta de la terapéutica existencial. La angustia nos remite a la fragilidad del sujeto en cuanto a incapacidad de ejercer sobre su propio cuerpo cualquier poder de sujeto parlante. El angustiado pierde distancia respecto del cuerpo del otro y deviene una corporeidad expuesta a su mirada. El angustiado canaliza en el cuerpo el afecto incontrolado, rompe la discursividad y es sentida por el terapeuta como especularmente .

Quien padece baja autoestima suele desarrollar un "falso self" que lo protege ilusoriamente de la confusión y desorientación que le provoca la vergüenza internalizada. Al sentirse incapaz y desvalorizado empieza a encubrir lo que verdaderamente siente como estrategia. Esta máscara con la que se presenta al mundo puede tomar diferentes formas por las que esta persona reclama, demanda, de manera insatisfecha, un reconocimiento del otro. Este círculo vicioso en el que se encuentra el ser fue descripto por R. Laing: "Me parece que tu sabes qué es lo que yo debería saber, pero no puedes decirme qué es porque no sabes que no sé lo que es. Tal vez tu sepas lo que yo no sé, pero no sabes que yo no lo sé, y no puedo decírtelo. Así es que tendrás que decírmelo todo".

Damos por sentado que el otro sabe qué es lo que necesito, y así se generan los malos entendidos en la relación con los otros significativos.: todo ha sido por mi culpa, ya no me quiere más, de seguro ya no me desea. Evitaríamos mucho sufrimiento si en vez de suponer pudiésemos preguntar y hablar. Pero se teme a la respuesta. Y por miedo a no ser queridos nos sometemos a la más terrible de las soledades: la soledad estando acompañados. Entonces encubrimos nuestra angustia y nuestro ser desvalido con la máscara de autosuficiente, de fuerte, de inteligente, de fracasado, de violento, de insaciable.

Cuando logramos conectarnos con nuestra propia fortaleza, (y en general suele lograrse mediante psicoterapia), aplastada bajo un cúmulo de máscaras y mandatos, atravesamos el miedo a enfrentarnos con nuestro propio deseo y empezamos a conducirnos de modo diferente. No peleamos más con nosotros mismos, nos animamos a cuestionar mandatos y creencias, nos arrancamos las máscaras...Empezamos la sanación.

viernes, 17 de agosto de 2007

Chantaje sentimental.

Como lo prometido es deuda, aquí esta el siguiente tema, les reitero que se aceptan sugerencias para lo que deseen saber o comentar aquí y hacer labor de investigación para tratar el tema que a ustedes nuestras lectoras les inquiete.

Esta semana les escribiré sobre el chantaje sentimental, se trata de una estrategia nada limpia y muy habitual para satisfacer deseos, objetivos o caprichos a través de trucos, mentiras y hasta embustes. El chantaje se define como una forma de obtener algo mediante amenazas, se trata de una especie de condicional que resulta ventajosa para quien la propone, y sitúa entre la espada y la pared a quien la recibe.


¿Qué hacer entonces?

Si tú eres la victima, la mejor manera de combatir el abuso es frenar al chantajista, aunque eso te cause el más grande de los dolores, porque hay que destacar que casi siempre quien comente un chantaje es alguien cercano a ti y que conoce a la perfección tus fibras más sensibles (ya sea tu mama, tu novio, tus amistades, etcétera). Pero ¿cómo zafarte? Deja de acceder a sus peticiones y actúa con libertad, un chantajista rara vez cumple con sus amenazas, aunque eso sí, se la pasa reprochándote “tu falta de amor” o interés hacia él. De esta manera evitaras que se forme un horrible circulo vicioso que no te dejara salir de las trampas y estará reforzando la conducta del chantajista, que sabrá que con una lagrimita y un “por favor, yo te quiero”, podrá obtener de ti lo que desea.


El otro lado de la moneda

Si te gusta manipular y hacer berrinches, ya te habrás dado cuenta que resulta fácil salirte con la tuya, pero ten cuidado, esta es una mala costumbre que no será eterna, pues tarde o temprano, los demás se cansarán de tus llantos y pataleas, dejando de sufrir su efecto sobre tus victimas. Además piensa que si tus amistades o novio acceden a tus peticiones, lo hacen porque te quieren, pero no hay que abusar de ello, sólo recuerda el remordimiento que siente cada vez que alguien “te haga caso” y deja de realizar alguna de sus actividades para cumplir tus antojos ¿te parece justo?


Cómo salir de ahí

Es importante que aprendas a negociar y dejes a un lado el egoísmo para escuchar las peticiones de otros. ¡Ponte en sus zapatos!, Y observa lo mal que te ves exigiendo a voluntad. Al principio será difícil, pero ello significa dejar de ser la niña que lo consigue todo mediante el llanto (eso es un signo de inmadurez enorme), pues nadie mas te consentirá y tendrás que aprender a ceder y buscar nuevas estrategias de convencimiento y dialogo, hay que aprender a dar y recibir. Recuerda que siempre se puede obtener lo que deseamos, bajo ningún precio o condicionante.


Consejos útiles

-Di no al llanto de alguien que lo hace para conseguir lo que desea.

-Aprende a detectar cuando, lo que se solicita es un capricho.

-Ten cuidado con el abuso de superioridad ejercido por los pares, ya que frases como “si no haces lo que te digo...”, dañaran tu personalidad y dejaran en tu inconsciente la costumbre de ceder para evitar el rechazo.

-Contra la “ley del hielo”. Esta es una forma de presión, característica de una persona poco sociable. Prevalece el temor de cualquier cosa le moleste y deje de hablarnos. Es recomendable responder con indiferencia.

-No al castigo. Las frases como “si me dejas, te mato” pertenecen a personas inmaduras que no asumen las consecuencias de sus actos. Debes ignorar las amenazas y enfrentarte al quien manipula dejando en claro que él es el único responsable de su vida.

-No tengas miedo, deja de complacer a los demás, sé valiente y enfréntalos. Trata de encontrar un espacio para platicar y bríndale ayuda.


Espero esta información les sea de ayuda, y como ya saben que aquí estamos para escuchar su voz y opiniones, hasta la próxima.